14 de juliol 2011

OH, DULCE MUERTE, ETERNA VIDA





Oh, Dulce Muerte, Eterna Vida,
¿Dime si tu seno es tan frío y solitario
Como un océano de piedra y barro?
Oh, Dulce Muerte, piadosa Dama Negra
Que siempre das reposo al tormento
De las almas tristes y sufrientes,
Almas perecederas que contigo llevas.
Oh, Dulce Muerte, calma y reposo
Que los moribundos poetas anhelan.

La palabra maldita yace pétrea
Vacía de significado, sin alma. Muerta.
No puedo pensar en verso
Ni rimar más. No puedo.
No encuentro palabras, tengo seco el cerebro
Soy un mal mago de sentimientos
Soy un triste equilibrista de rimas y versos.

Mis metales, mis elementos, no son puros
Mi Alquimia resulta nula.
No puedo traspasar el papel
Con mi pluma de mudo.
El Mundo necesita un Guía, una Luz
Y yo soy cobarde y oscuro.

Mal Vidente, pues, resulto.
La magia de las palabras debería
Mover la Humanidad, mover el Mundo
Y descubrirles la Belleza de la Verdad.
Pero soy ruin. De mi capacidad, dudo.

Soy una estafa, soy un mal brujo.
El hechizo me hechizó la mente
El conjuro hechizó mi orgullo.
La Mentira creada me devolvió
La Verdad anhelada y única:
No soy un Hierofante
Soy un impostor, un Mediocre
Un pobre e iluso poeta errante.

Oh, Dulce Muerte, Eterna Vida,
¿Dime si tu seno es tan frío y solitario
Como un océano de piedra y barro?
Oh, Dulce Muerte, piadosa Dama Negra
Que siempre das reposo al tormento
De las almas tristes y sufrientes
Almas perecederas que contigo llevas.

Oh, Dulce Muerte, calma y serena,
Que los moribundos poetas anhelan.
Llévame, por piedad, llévame ya a
Tu lecho frío, llévame a tu tumba de piedra.


© Carme Folch, 2011.

1 comentari:

Luis Rafael García Lorente ha dit...

Él no es un poeta mediocre, no puede serlo habiendo escrito semejante poema, Carme. :D