01 de març 2011

TEMPUS FUGIT


El Tiempo se escapa del corazón de los hombres
Día a día. Tic, tac.

El Tiempo se esfuma del alma de los necios ignorantes,
Hora a hora. Tic, tac.

El Tiempo corre por las venas de las damas altivas suspirantes de amor
Minuto a minuto. Tic Tac.

El Tiempo huye del deseo de los jóvenes arrogantes.
Segundo a segundo. Tic, tac.

El Tiempo se pierde entre las nubes
Y el sol de los días comunes. Tic, tac...

El reloj sin agujas de la Torre marca las horas el Tiempo Fugitivo.
Antes, ahora y siempre. Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac.


Se acabó. Tempus fugit.



© Carme Folch, 2011.

2 comentaris:

Luis Rafael García Lorente ha dit...

¡Un reloj sin agujas! Eso es espantoso; es como ver llegar a la Muerte y no tener brazos para luchar contra ella. Me ha parecido un gran poema con su toque divertido.

Luis Rafael García Lorente ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.